Novena partida

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Novena partida

Mensaje  Henrick Saavedra el Lun Ene 09, 2012 12:16 am

Tras disponer los pasos a seguir, se decide neutralizar al soldado que hay en la pasarela que conecta con la entrada secreta para posteriormente acceder al campamento, pues de salir por la puerta principal, se nos detectaría inmediatamente.

Redmon se dispuso tras del soldado para apuñalarlo sigilosamente. Las punzadas erraron las zonas vitales tras varios intentos. El ruido del forcejeo o la ausencia de contestación de Paul, el soldado abatido, hizo que el segundo guardia de la planta baja subiera. Redmon y Dietrich se avalanzaron sobre él al cruzar el pasillo que conectaba con la pasarela exterior.

La mala fortuna se hizo presente haciendo errar todas las puñaladas de los dos experimentados soldados.
En la refriega unos gritos alertaron a los soldados que descansaban en el campamento mientras Dereck, Andreas y Johann escondian el cuerpo en la tercera planta de la entrada al templo.

Uno de los soldados cruzó la esquina buscando evidencias del altercado, cuando fue sorprendido por una figura acuclillada dispuesta a acabar con su vida.

La pistola sonó.
El rifle sonó.
La figura sibilina cayó al suelo.

Gracias a la actuación rápida de Dietrich, proporcionando una cobertura de disparos tras la estatua del león de piedra, pudo hacer ganar tiempo para que los otros tres compañeros tirotearan a los agazapados soldados.


Tras varios viajes al campamento se dispone una mesa donde operar a Redmon, el cual lucha por su vida.
Mientras operaban a este, Dereck distribuyó los materiales según las órdenes de Johann, yendo incluso hasta la barcaza enemiga para revisarla. Decidió tomar prestado el micro de la radio para de esa forma inutilizar cualquier intento de ayuda exterior.

Después de mas de tres horas, un temblor sacude la isla. Dietrich se recupera de la anestesia y ve como Andreas finaliza la intervención a Redmon. Parece que este no será su final.

Dereck terminó de colocar la dinamita en la entrada a la puerta secreta y a la estructura, como método de contingencia.

Johann cede a Redmon, ya recuperado, la imagen de Isis y los mapas de File y Egipto encontrados en el cenador del hechicero. Redmon protegería el accionador de la dinamita y cubriría la retaguardia. Sus heridas no le permitirían muchas mas aventuras.

El resto del grupo descendió a las entrañas de la isla tras un kilómetro y medio, para descubrir una cúpula natural de estalagtitas, estalagmitas y columnas. Un pasillo serpenteante que nos lleva a una pirámide cortada en plano en su punta, con una balanza en la que reposa una vasija en el lado derecho, con un corazón fresco en su interior, y una pluma en la parte izquierda.

Al cruzar cierto punto, la balanza se inclina a favor del corazón. Tras una rápida orden de Johann, Dereck intenta equilibrar la balanza moviendo el peso hacia el lado de la pluma.
Tras unos segundo que parecieron horas la caverna se inundó de gritos lastimeros y de ultratumba.

La estatua de Maat, la figura cocodrilo que guardaba el pasillo más adelante, desapareció del rango de visión del soldado Dereck.


La situación enloquecía por momentos a Dietrich. Desde lo mas interior de su alma, sabía que algo antinatural estaba sucediendo.
avatar
Henrick Saavedra

Mensajes : 206
Fecha de inscripción : 12/12/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Novena partida

Mensaje  Johann Brahms el Lun Ene 09, 2012 1:35 am

Record!!
avatar
Johann Brahms

Mensajes : 137
Fecha de inscripción : 12/12/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.